Por: Daniela Tapia
Créditos Imagen: Amazon.com

Amazon reveló sus planes de contratación a más de 100,000 personas en los EE.UU. hasta mediados del año 2018. Este anuncio es entre otras cosas una consecuencia de la posición  del presidente electo Donald Trump, el cual presiona a las empresas a emplear a más estadounidenses.

Reclutar personal no ha sido particularmente sorprendente para una empresa que abarca múltiples categorías como alimentos, hardware y videos a la moda, adicionalmente con los servicios de almacenamiento en la nube. Sin embargo, podría ser una medida para apaciguar a Trump, quien piensa que el negocio del presidente ejecutivo de Amazon, Jeff Bezos, es un negocio sin ganancias, porque abarca mucho, pero que al mismo tiempo no tiene nada, lo cual genera desconfianza en sus usuarios.

Como se pudo apreciar en la campaña electoral de los Estados Unidos, Bezos y Trump intercambiaron públicamente su oposición. Bezos comenzó bromeando que enviaría a Trump al espacio en uno de sus cohetes y Trump diciendo que Amazon tiene un “enorme” problema antimonopolio y acusando a Bezos de usar el Washington Post para influenciar a los políticos de la Casa Blanca para que Amazon evitara pagar impuestos.

Bezos forma parte de un grupo de ejecutivos líderes de la industria tecnológica, junto a IBM, Ford, y Alibaba, que se reunieron con Trump en Manhattan meses atrás, para discutir los puntos que preocupan en estos momentos a los Estados Unidos; empleos, inmigración y China encabezando la lista. El portavoz de Trump, Sean Spicer, dijo que su jefe estaba feliz de participar en la decisión de Amazon de la creación de 100.000 empleos.

Los nuevos puestos de trabajo «son para personas de todo el país y con todo tipo de experiencia, educación y niveles de habilidad, desde ingenieros y desarrolladores de software hasta aquellos que buscan puestos de nivel de entrada y capacitación en el trabajo», dijo Amazon. La compañía también explicó que negocios como Marketplace y Amazon Flex, crearán cientos de miles de empleos para aquellas personas que busquen tener flexibilidad.

Sin embargo, en 2015, últimos datos públicos, Amazon contrataba un promedio de 6,400 personas al mes alrededor del mundo. Con estos datos la propuesta para Estados Unidos es alcanzable.

A pesar de todo esto, según algunos analistas, esta ola de contratación no va a ser necesariamente beneficioso para la economía estadunidense. Grupos de investigación han argumentado que la empresa mata más puestos de trabajo de los que crea, porque ha perturbado la industria minorista tradicional. Los críticos también dicen que los incentivos fiscales y otros incentivos que han ayudado a impulsar el crecimiento de Amazon, no son un beneficio real, ya que la mayoría son empleos de bajos salarios y muchos de ellos temporales.

Josh Olson, analista de Edward Jones & Co., dijo que la decisión de Amazon establece un precedente potencialmente peligroso. «Es extraño que una de las corporaciones estadounidenses más exitosas tenga que inclinarse o rendir homenaje a un presidente republicano, cuando el Partido Republicano ha sido tradicionalmente pro-empresarial». «No creo que sea un ambiente saludable a largo plazo, cuando tiene un presidente que condena públicamente a las compañías».

A %d blogueros les gusta esto: