Por: Daniela Tapia & Álvaro Freire / Créditos Imagen: Pexels

Silicon Valley es el lugar ideal para aquellas personas que quieren poner en marcha su startup. Pero, ¿te has puesto a pensar que otros lugares podrían ofrecer los mismos servicios para potenciar el emprendimiento de aquellas personas con ideas innovadoras?

El ecosistema de startups de Tel Aviv ocupa el tercer lugar en el mundo, después de Sillicon Valley y Estocolmo, gracias a la firma de capital de riesgo SparkLabs Global Ventures. Nueva York y Los Ángeles son los siguientes en la lista.

El ranking está compuesto por  ocho factores: financiación de ecosistemas y salidas, talento de ingeniería, mentoring activo, infraestructura técnica, cultura de inicio, infraestructura legal y de políticas, base económica, y políticas y programas gubernamentales.

De acuerdo al Foro Económico Mundial, Israel es el segundo país más innovador después de Suiza. Esto ha convertido a Tel Aviv en la ciudad con más startups per cápita y en la capital de startups de Israel.

Además de ser conocida como “la ciudad que nunca duerme”, debido a su gran vida nocturna y cultural, Tel Aviv es el hogar de varios espacios de trabajo basados ​​en economía colaborativa. Estos ofrecen a startups pequeñas oficinas con servicios compartidos, como salas de reuniones, acceso a wifi, copiadoras y máquinas de café. Adicionalmente a eso, el ecosistema de inversionistas es diverso; encontramos inversionistas de capital de riesgo, de capital privado, institucionales, incubadoras e inversionistas ángeles, lo cual hace que el acceso a financiamiento sea un problema menos para las startups.

Otro gran apoyo a startups es la existencia de incubadoras. En los últimos cuatro años su número se ha duplicado. Estas aportan en la primera etapa de una startup con mentorías, asistencias financieras y demás servicios que puedan sentar bases sólidas para el desarrollo de esta. Una vez consolidadas las startup pasan a una fase de aceleración, en la cual entran a más de 50 aceleradoras presentes en la ciudad. Este es otro gran factor a favor del desarrollo de emprendimientos.

Según funcionarios de la ciudad, Tel Aviv es el hogar de casi 1,000 startups y cerca de 50 centros internacionales de investigación y desarrollo. En 2015, la ciudad fue escogida como el mejor ecosistema de startups fuera de los Estados Unidos, gracias a su entorno tecnológico y su gran diversidad de talentos.

Por otro lado, Estocolmo es una ciudad también de importantes emprendimientos. De hecho, si alguna vez jugaste en tu teléfono celular, escuchaste música en línea, o utilizaste la  modalidad de video llamada, es probable que sea de una empresa sueca. Skype se convirtió en el primer emprendimiento de Estocolmo cuando fue comprado por eBay por 2,600 millones de dólares en 2005, apenas dos años después de su lanzamiento y desde ese entonces ha sido seguido por Spotify, el creador de Candy Crush, el fabricante de Minecraft Mojang y el servicio de pagos Klarna.

«Estocolmo se está convirtiendo en un líder mundial en tecnología», dijo el creador de Skype, Niklas Zennström, quien también fundó Atómico en la conferencia inaugural Brilliant Minds, la cual fue creada por el administrador musical Ash Pournouri y el fundador de Spotify Daniel Ek.

Todos estos datos nos demuestran que estamos viviendo en un tiempo extraordinario, y no hay duda de que Suecia, Israel, y otros países como Estados Unidos, son líderes en este nuevo mundo de tecnologías e ideas innovadoras. Es fundamental que Ecuador siga estos modelos exitosos y continúe en una constante búsqueda para generar un ecosistema que brinde más posibilidades para emprender, generando finalmente una atmósfera ideal para startups. Espacios como WorkingUp, Conquito, Kruger Labs, o Invernadero entre otros, hacen un esfuerzo día a día para generar más puntos de encuentro y brindar servicios especializados para startups.

A %d blogueros les gusta esto: