Reseña por: Andrés Vásconez Dávalos

Albert Cañigueral es sin duda una de las voces más influyentes en el mundo a la hora de hablar de economía y consumo colaborativo. Su libro “Vivir Mejor con Menos”, es una introducción emocionante a estos temas.

Después de leer el libro de Cañigueral y empaparse de las iniciativas colaborativas que suceden alrededor del mundo, uno se siente como cuando aprendes una palabra nueva y comienzas a escucharla todo el tiempo. El consumo colaborativo abre un abanico casi infinito de posibilidades, negocios, alternativas y soluciones. Cuando te pones las gafas colaborativas para observar el mundo, es difícil volver a emocionarse con los modelos de negocios tradicionales. “Vivir Mejor con Menos” es de esos pocos libros que siembra conceptos radicalmente nuevos en nuestras vidas; el libro es una revolución en sí mismo.

Antes de empezar a hablar del modelo de consumo colaborativo, el autor nos hace reflexionar sobre el modelo hiperconsumista actual: ¿Cuántas cosas poseemos? ¿Sabías que el promedio de uso de vida de un taladro es de 12 minutos? ¿Sabes que solo utilizas tu carro el 5% del día? ¿Qué pasaría si pudieras comenzar a generar dinero de los bienes que no utilizas o subutilizas?

Por más lejana que parezca la economía colaborativa, Cañigueral nos hace notar que el consumo colaborativo siempre ha estado ahí. De la misma forma que te pones de acuerdo con tus amigos para ir a la fiesta en un solo carro, o cuando recibes un familiar en tu casa para que pueda ahorrar el costo del hotel. En una sociedad colaborativa se fortalecen estas situaciones y se expanden para aplicarse entre desconocidos de manera masiva. Es interesante anotar que el motor del cambio se debe en gran medida a la omnipresencia del internet y la tecnología.

Cuando existe la suficiente confianza, la gente comparte sin problema los recursos y busca maneras de compartir gastos para el beneficio de todos. Bajo esta premisa, la definición de consumo colaborativo nos llega a partir de Oxford: “Un sistema económico en el que los bienes y servicios son compartidos entre particulares, ya sea de forma gratuita o por un precio, por lo general a través de Internet.”[1]

A través del libro, exploramos los 4 bloques de la economía colaborativa:

  1. Consumo Colaborativo (que incluye empresas como AirBnb o Uber)
  2. Maker Movement y Peer Production (Fab Lab, Maker Spaces y Do It Yourself Culture)
  3. Finanzas Participativas (Crowdfunding, Crowdlending y monedas virtuales)
  4. Conocimiento Abierto (Creative Commons, Coursera y Open Data)

Iniciativas como BlaBla Car en Europa (donde puedes encontrar un compañero de viaje para compartir trayectos desde una ciudad a otra) o EatWith (que conecta personas que cocinan con comensales que prefieren acudir a una casa que a un restaurante) son casos de éxito que se suman a empresas multimillonarias como Uber o AirBnb y que pintan de color muy alentador al escenario de economía colaborativa a nivel mundial. Una acotación interesante acerca de estas dos últimas empresas es el hecho de que han revolucionado sus industrias a tal punto de que se han vuelto la mayor cadena hotelera y la mayor empresa de conductores privados del mundo, sin ser dueños de inmuebles o carros. Un atractivo intrínseco del modelo de negocio de los startups colaborativos es su potencial de crecimiento sin depender de bienes o activos.

Al finalizar el libro, no es difícil llegar a entender los principios en los que se basa la economía colaborativa y en lo que se diferencia de los valores tradicionales. La economía colaborativa intercambia los valores tradicionales por principios colaborativos:

CambiarYoPorNosotros
CambiarPropiedadPorAcceso
CambiarGlobalPorLocal
CambiarCentralizaciónPorDistribución
CambiarCompeticiónPorColaboración
CambiarCompañíaPorPersonas
CambiarConsumidorPorProductor
CambiarPublicidadPorComunidad
CambiarCréditoPorReputación
CambiarB2BPorP2P
CambiarHiperconsumoPorEconomía Colaborativa

Además, el autor nos deja reflexionar tomando en cuenta 10 observaciones finales acerca de una sociedad colaborativa:

  1. La economía colaborativa no tiene marcha atrás
  2. El futuro no será centralizado
  3. Vamos a aprender a medir las cosas de otra manera
  4. La reputación será nuestra nueva moneda
  5. Viviremos la reinvención de empresas e instituciones
  6. Siempre existirá resistencia al cambio
  7. Existirá gente que sufrirá debido a su falta de empoderamiento digital
  8. Existen paradojas dentro de las más grandes plataformas de economía colaborativa
  9. En el futuro, las personas tendrán alrededor de 7 trabajos al mismo tiempo
  10. La sociedad colaborativa abrirá paso a la ciudad colaborativa

La revolución está en marcha y cada vez es más difícil que se detenga. En el futuro cercano, las cosas ya no serán como son hoy. Vivimos cambios que llegan con pasos apresurados y firmes. Quién no sepa adaptarse a estos cambios perecerá en el mundo de los negocios. Siendo un tema tan amplio y complejo, Albert Cañigueral escribe un libro magnifico que sabe resumir los fundamentos de estos conceptos de manera dinámica e interesante. “Vivir Mejor con Menos” es una manera apasionante para comenzar a acercarse a la sociedad colaborativa.

Para más información acerca de estos temas, recomiendo el curso online gratuito de OuiShare (la red mundial de economía colaborativa) en economiacolaborativa.org. En este curso también se puede encontrar recursos gratuitos para aprender de consumo colaborativo, incluyendo el libro “Vivir Mejor con Menos”.

Referencias: [1] https://en.oxforddictionaries.com/definition/us/sharing_economy

Libro disponible en Amazon: https://goo.gl/wUjL0f

A %d blogueros les gusta esto: