Por: Daniela Tapia / Crédito Foto: Pexels

Los empresarios tienden a ser unas de las personas más felices del planeta, en términos de satisfacción laboral, según un informe publicado por “The Global Entrepreneurship Monitor”. El s

llazgo toma como referencia el Informe Global de GEM 2015, el cual incluye un análisis sobre la relación entre el emprendimiento y el bienestar de las personas. Este reporte indica que la mayoría de los empresarios alrededor del mundo, se sienten motivados por las oportunidades que existen en el campo laboral. Los factores y la eficiencia de la economía, hace que un 69% de los empresarios prefieran buscar oportunidades como base de sus motivaciones empresariales y personales, en lugar de comenzar un negocio por necesidad. Las economías impulsadas por la innovación, muestran una mayor proporción de empresarios atraídos por las nuevas tendencias, con un 78% aproximadamente, buscando mejorar su situación ya sea a través de una mayor independencia o un aumento de los ingresos.

Cómo lo menciona uno de los coautores del informe, José Ernesto Amorós, se evidencia que en casi todas las regiones, los empresarios muestran tasas relativamente más altas de bienestar y conformidad, en comparación a aquellos individuos que no están involucrados en el proceso de iniciar un negocio o de ser dueños de su propia empresa.

Amorós es director del Centro Global de Investigación Empresarial de la Universidad de Desarrollo en Santiago de Chile. A fin de analizar “la felicidad empresarial”, los responsables encuestaron a más de 197,000 individuos de 70 economías diferentes, y cerca de 3,800 expertos de todo el mundo, estudio que representa cada región global, y alrededor del 75% de la población mundial. La correlación reportada entre la actividad empresarial y el bienestar personal, indica que comenzar tu propio negocio es un movimiento de autonomía profesional prometedor, ya que te da mejores oportunidades de producción individual, por lo cual cada vez más personas lo consideran como una excelente alternativa al momento de planificar su carrera profesional desde muy jóvenes.

El informe igualmente identificó que las percepciones individuales del emprendimiento están influenciadas por factores demográficos, orígenes geográficos, económicos, sociales y culturales de los individuos. Sin embargo, no todos ven el espíritu emprendedor como una opción netamente positiva. Aquellos que inician un negocio por pura necesidad, son menos propensos a sentirse satisfechos por el proyecto que tienen en mente y  por los resultados que éstos tengan.

Por ejemplo, el estudio de GEM, revela que mujeres emprendedoras de regiones ligadas a la innovación, como Asia oriental y América del Norte, exhiben mayores índices de bienestar personal que los empresarios masculinos, lo que sugiere que al cultivar un ambiente de espíritu empresarial más equilibrado, en género, se podría aumentar la felicidad en la sociedad.

La motivación se genera a partir de las necesidades que tenga cada individuo. No sirve tener una gran idea, o un gran proyecto, si el resultado final no le dará lo que cada persona busca en términos de satisfacción personal. Soñar en grande es perder el miedo a caer, que cada persona se ponga retos, los motivará a que se esfuercen más por su sueños, lo que significa que el nivel de conformidad disminuirá, ya que el éxito de cada proyecto dependerá de cada uno.

A %d blogueros les gusta esto: