Por: Daniela Tapia / Crédito Foto: Pexels

Resulta dificil creer que las nuevas ideas que se generan hoy en día no afectarán a procesos y dinámicas establecidas en el mercado actual. Vivimos en un mundo donde crear, innovar y superar nuevas tendencias se convierte en una parte fundamental del día a día. Podemos darnos cuenta cómo ciertas estructuras empresariales han sustituido líderes, proyectos e innovaciones que han marcado el desarrollo de la humanidad en un abrir y cerrar de ojos, solo para mantenerse al “pie de la época”.

Es evidente que si la empresa de la que formas parte no se adapta a estos nuevos cambios, se va a quedar estancada y eventualmente va a fracasar, ya que las nuevas tecnologías, modelos de negocio, servicios y mercancías, impactan nuestras vidas en dimensiones cada vez mayores.

 Para las empresas es difícil arriesgarse a tomar esta iniciativa, por el simple hecho de no “desacomodarse” de lo que ya tienen establecido. Por esto resulta relevante el caso de empresas como Netflix, quienes a pesar de haber tenido éxito rentando películas entregadas físicamente a través del correo tradicional, supieron reaccionar a tiempo frente a los cambios que traía consigo el crecimiento acelerado del uso de internet, por lo cual pivotearon y se enfocaron a brindar servicios de  streaming multimedia, logrando un alcance y reconocimiento global. Incluso allí, innovaron nuevamente, pues no se limitaron a ofrecer series y películas de productoras tradicionales, sino que también empezaron a generar su propio contenido multimedia de calidad, por lo cual varias de sus series y películas originales han recibido varias nominaciones y premios Emmy.

Blackberry nos muestra la otra cara de la moneda. Esta empresa de tecnología tuvo su auge siete años atrás, destacando como la firma líder de la época en el sector de teléfonos inteligentes, marcando tendencia en el mercado mundial. Fue la primera empresa en adaptar a su sistema operativo la tecnología 2G, la primera pantalla a color con su modelo de teléfono 7210 y un software más potente el cual acaparaba 16 MB de almacenamiento. Sus otros modelos, el 7270 y el 7290, tenían una pantalla más desarrollada, igualmente más capacidad de almacenamiento y lo que para ese entonces era una gran novedad el Wi-Fi y el Bluetooth. Tras darse cuenta que estaban viviendo su “época dorada”, deciden implementar a sus teléfonos en el 2004, la cámara de fotos y el trackball, los cuales fueron considerados como el boom de las innovaciones tecnológicas,  poniendo a prueba las destrezas digitales. Sin embargo, no contaban con la innovación disruptiva que sus competidores presentarían en su sector de mercado, tal como lo hizo Apple con el lanzamiento del iPhone (primera generación) en el año 2007.

En 2010, después de que su competencia entrara de manera abrupta, y que sus nuevas innovaciones se convirtieran indiferentes para la sociedad, el estancamiento de Blackberry fue inevitable. Al no ser capaz de ponerse al día con las nuevas tendencias de sus competidores, Apple y Samsung, y al no poder generar productos a la altura de estos, la empresa quebró bajando en Latinoamérica (considerado como su mercado más fuerte) de un 10% en el 2012 a un 2.8% en el 2013, en Estados Unidos un 0,5% (de un 0.9% a un 0.4%) y en Europa (considerando a España, Italia, Reino Unido, Alemania y Francia como sus mercados más fuertes) pasando de 3.7% a un 1.7% el 2013. La respuesta de Blackberry fue crear modelos similares a los de sus rivales, o tecnología innovadora como su tablet, BlackBerry Playbook, o sus nuevos modelos de teléfono Z10 y Z30, pero simplemente fue muy tarde, ya que el impacto que ellos esperaban no fue el adecuado para poder resurgir o generar competencia que les diera estabilidad. En consecuencia, sus rivales, principalmente Apple y Samsung, se han convertido los líderes mundiales en la producción y venta de smartphones, a quienes se han sumado HTC, Motorola, LG, entre otros.

Los cambios que se generan en las empresas no pueden ser consideradas como un nuevo fenómeno, ya que han estado presentes desde las creaciones de elementos que han marcado la vida de los seres humanos y ahora se perciben como elementales, como el teléfono, la electricidad, el telégrafo, los antibióticos, el bombillo, etc; siempre buscando la facilidad y comodidad de la humanidad. Sin embargo, esto ha impulsado a la sociedad a surgir y crecer, no importa que tan pequeño haya sido el cambio o la innovación, esto generado que siempre se demande algo mejor, innovador y llamativo para el diario vivir. El internet fue una creación que cambió radicalmente la vida de todas las personas. Este servicio de cierto modo facilitó y cubrió las necesidades de todos los que la utilizaban y utilizan. Reemplazó, no en su totalidad pero si en una proporción significativa, a las bibliotecas, periódicos, revistas, servicios comunicacionales, entre otros, inclusive el entretenimiento fue acaparado por ellos.  Si tomamos como referencia la tecnología Smartphone, junto con la creación del internet, es evidente que han mejorado el nivel de vida del ser humanos en una manera significativa. El adelanto tecnológico principal, o su manifestación inicial, recibe gran parte de la atención. Sin embargo, es la aplicación de la tecnología y la perturbación resultante del modelo de negocio, que es generalmente en el extremo el más impactante. Es difícil no darse cuenta que ya no es necesario tener que hablar con centros de servicio, ya que la mayoría de estos te dan la facilidad de contactarte vía internet en tiempo real, para resolver problemas, quejas, hacer reservaciones de viajes, búsquedas de hospedajes, tickets aéreos, rutas de transporte, compras por internet e incluso la comunicación en cualquier parte del mundo vía Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram, Skype, entre otros.  En un mundo donde resulta normal estar conectado a internet a través de smartphones las 24 horas, los 7 días a la semana; donde la inteligencia artificial ya es una realidad, la impresión 3D ahora es parte de nuestras vidas, el almacenamiento de energía es una innovación, la generación genómica se practica para buscar mejorar todo tipo de ser viviente o alimento, y donde la energía renovable y la robótica ya forman de nuestras vidas.  No hay que temerle al cambio y a la innovación. Vivimos en un lugar donde el cambio es constante, donde día a día se generan “desacomodaciones” para generar nuevos proyectos que nos den un mejor nivel de vida, sin tomar en cuenta el impacto sean estos positivos o negativos que le generan al mundo, tienen el potencial de mejorar las capacidades de lo ya existente, de manera en que se pueda generar nuevas oportunidades de modelos de negocio aún más impactantes en todas las industrias.

A %d blogueros les gusta esto: